Cómo liberar el potencial de los datos electorales


Sección 2: Principios de los datos electorales abiertos

Introducción

Muchas organizaciones recopilan datos para llevar a cabo sus funciones o para ofrecer un servicio. Las instituciones públicas, tales como los órganos de gestión electoral (EMB), producen y recopilan grandes cantidades de datos. En muchos países, los datos recopilados por estas instituciones públicas son, por ley, datos públicos. Esto tiene sentido ya que dichos datos públicos deben compartirse de manera eficaz con el público. Asimismo, los datos recopilados forman, con frecuencia, la base de la toma de decisiones y la implementación. Al compartir esos datos, una institución pública demuestra su intención de ser transparente en sus procesos de toma de decisiones e implementación. Los ciudadanos y las organizaciones también pueden usar esos datos para hacer que las instituciones públicas rindan cuentas. "Abrir" los datos se refiere a compartirlos de manera que los miembros del público en general los puedan utilizar, reutilizar y redistribuir de manera libre y fácil.

Como se describe en esta sección, los datos electorales "abiertos":

Los datos abiertos, especialmente los datos electorales abiertos, son un recurso formidable que apenas recientemente empezó a aprovecharse. Aunque el concepto de los "datos abiertos" es nuevo, ya existen numerosos ejemplos de las maneras en que ya ha creado valor tanto social como económico alrededor del mundo. Cuando los datos electorales son "abiertos", pueden:

  • Aumentar la transparencia de los procesos electorales específicos cuando, por ejemplo, las organizaciones ciudadanas que monitorean las elecciones lo combinan con sus labores de monitoreo.
  • Mejorar la eficacia de un órgano de gestión electoral cuando, por ejemplo, les permite a los votantes confirmar quiénes están registrados en su domicilio o cuando las imágenes de las actas de resultados se publican y los ciudadanos pueden revisar la transcripción de los resultados;
  • Aumentar la participación de los votantes en las elecciones cuando, por ejemplo, las organizaciones ciudadanas utilizan los índices de registro para ayudar a poblaciones históricamente marginadas a registrarse para votar o cuando los partidos políticos utilizan la información para llegar a los votantes;
  • Aumentar la participación ciudadana cuando, por ejemplo, los resultados de cada centro de votación se publican y los votantes pueden revisar los resultados de su centro de votación y compararlos con los de los centros de votación cercanos;
  • Mejorar la inclusión de los grupos tradicionalmente marginados cuando, por ejemplo, las organizaciones ciudadanas usan la información para abogar por la accesibilidad de los centros de votación de manera que haya boletas en los idiomas locales.
  • Reducir la tensión cuando, por ejemplo, las organizaciones que monitorean las elecciones combinan los datos de los resultados con su evaluación del proceso de la jornada electoral y llevan a cabo proyecciones tempranas de los resultados;
  • Generar nuevas ideas cuando, por ejemplo, las organizaciones ciudadanas combinan los datos de los resultados con información sobre la ubicación de la violencia política.

Aún hay mucho potencial desaprovechado en la apertura de los datos electorales. Los siguientes principios de los datos electorales abiertos ofrecen una manera de liberar ese potencial.


Facebook
Twitter
Instagram
Youtube
Tumblr